100 días de Ballesta

Comparte si te gusta...

AHORA MURCIA hace un balance negativo de los 100 días de Ballesta (PP) en el Gobierno del Ayuntamiento de Murcia

El incumplimiento de acuerdos tomados en el Pleno, la retórica y la falta de transparencia han caracterizado este comienzo de mandato de Ballesta, que desde la campaña electoral prometió a los murcianos una nueva forma de hacer política que no se ha dado.

En este poco tiempo, el alcalde de Murcia ha hecho una de las peores cosas que puede hacer un dirigente elegido democráticamente: poner trabas para que se materialice la voluntad de la mayoría de los ciudadanos a los que gobierna, que están representados en el Pleno del Ayuntamiento, y obviar el cumplimiento de dicha voluntad cuando el Pleno aprueba una moción. En este sentido, hay que recordar que en el Pleno del 3 de julio, Ballesta evitó sacar a votación una moción que habían consensuado los cuatro grupos de la oposición, y que ha aplazado todo lo que ha podido el trasladar la voluntad de la mayoría del Pleno acerca de la llegada del AVE a Murcia. Ante estas actitudes, Ahora Murcia se plantea: ¿para qué sirve un Pleno en opinión del PP?

A este incumplimiento de los acuerdos por parte de Ballesta hay que sumar un discurso lleno de retórica, en el que no se cansa de hablar de transparencia y diálogo cuando no los hay en absoluto. Los grupos municipales encuentran gran dificultad en obtener la información que solicitan al Ayuntamiento, que es aportada con un gran retraso y a menudo incompleta.

La retórica del PP va de la mano de su gusto por la política de escaparate, destinada únicamente a conseguir titulares de prensa, a base de “ser los primeros en…” y de pagar por obtener certificados y sellos, pero sin existir una política seria, profunda y que vaya más allá del más inmediato ‘cortoplacismo’. Esto ha ocurrido con temas como el anuncio de Ballesta de que Murcia será la primera ciudad española en obtener el certificado de transparencia o su propósito de hacer de ella “la ciudad más limpia”. Frente a esta forma de política del PP, Ahora Murcia apuesta por adoptar siempre una visión integral para el municipio.

El PP municipal también se ha caracterizado en estos 100 días por su desidia ante el patrimonio histórico y municipal (con denuncias de por medio de Ahora Murcia sobre el Puente Viejo, el puente de la acequia Aljucer o el hotel Victoria) y por su olvido de las pedanías, como se ha visto con el controvertido plan de limpieza del centro, que también denunció Ahora Murcia por destinar gran cantidad de recursos en el centro y no atender en absoluto barrios y pedanías muy necesitados de limpieza.

En los medios:

El Diario.es/Murcia

ABC

Murcia.com

Sin Comentarios

Lo sentimos, el formulario para comentarios esta cerrado en este momento