Catastrazo en pedanías y huerta

Comparte si te gusta...

AHORA MURCIA denuncia que a vecinos de la huerta de Murcia y pedanías les están llegando los recibos del Impuesto de Bienes Inmuebles (IBI), tras las elecciones municipales, con fortísimos incrementos de sus importes.

La formación política ha encontrado casos de vecinos que han pasado de pagar 30 euros al año a serle requeridos ahora más de 450 euros (por huertos de unas dos tahúllas), debido a que antes le Ayuntamiento les cobraba como terreno rústico y ahora lo hace como terreno urbano.

Estas modificaciones en los recibos del IBI afectan, según la ponencia de valores de los bienes inmuebles urbanos del municipio de Murcia aprobada por la Resolución de 29 de septiembre 2014, a unos seis millones de metros cuadrados de la huerta de Murcia, con lo cual son miles los vecinos afectados por esta enorme subida del recibo de su IBI.

Una circunstancia especialmente llamativa es que los recibos del IBI con las subidas del impuesto no han empezado a llegar a las casas hasta pasadas las elecciones municipales del 24 de mayo, cuando el plazo para el pago se inició el 1 de mayo y finaliza el 6 de julio. Esto da a pensar que pensar que el Ayuntamiento de Murcia no ha querido enviar antes de las elecciones los recibos, a pesar de que ya corría el plazo para el pago, para no provocar el consiguiente disgusto en las miles de familias afectadas, que sin duda se habrían replanteado su voto hacia el Partido Popular, responsable de esta desmesurada subida del impuesto.

Con esta subida del IBI, se continúa dando la injusticia de que se pague el mismo impuesto por un huerto de lechugas en Beniaján que por un solar en el centro de la ciudad, cuando la realidad es que en la huerta no se gozan de los servicios municipales que justifiquen el pago del IBI, siendo una muestra de la política de discriminación hacia los habitantes de las pedanías y la huerta de Murcia que el gobierno saliente del Ayuntamiento encabezado por Miguel Ángel Cámara viene practicando desde hace 20 años.

Por estos motivos, AHORA MURCIA propondrá en el primer Pleno municipal que se inicie el procedimiento para la revisión del Plan General Municipal de Ordenación Urbana de Murcia, para acabar con las desastrosas consecuencias que provoca un planeamiento urbanístico inviable y que ha quedado desfasado desde el punto de vista económico, demográfico y ambiental, dando lugar además a estos impuestos.

Mientras que se tramita la revisión del Plan General, AHORA MURCIA propone la inmediata revisión de la Ordenanza Fiscal Reguladora del Impuesto de Bienes Inmuebles para que se aplique una bonificación del 90% de este impuesto para todos aquellos terrenos con vinculación o preeminencia de actividades primarias de carácter agrícola, ganadero, forestal, o análogas, y que dispongan de un nivel de servicios de competencia municipal, infraestructuras o equipamientos colectivos inferior al existente en las áreas o zonas consolidadas del municipio, tal y como permite el artículo 74 de la Ley de Haciendas Locales, que faculta a los ayuntamientos a aplicar bonificaciones potestativas en la cuota íntegra del Impuesto de Bienes Inmuebles.

De esta forma se premiaría a aquellos murcianos que mantienen sus huertos cultivados y en buenas condiciones, pues así contribuyen al mantenimiento de unos suelos fértiles que regulan el microclima del valle, protegiéndolo de la desertización, ejerciendo la función de purificar el aire que todos respiramos y manteniendo un lugar como la Huerta de Murcia con grandes valores ambientales, paisajísticos y culturales que son de todos. Con esta medida se incentivaría el cultivo y el cuidado de la huerta de Murcia, con lo cual ganaríamos todos, al mejorar el entorno de la ciudad y las pedanías.

Para compensar la bajada de ingresos procedentes de este impuesto, el Ayuntamiento debería aplicar el recargo que le permite la Ley y que viene establecido en el artículo 72.4 de la Ley Reguladora de las Haciendas Locales, y que AHORA MURCIA propone que sea un recargo de hasta el 50% de la cuota líquida del impuesto del IBI a los inmuebles de uso residencial que se encuentren desocupados con carácter permanente y que sean propiedad de entidades bancarias.

Además de una poderosa razón, que es la justicia social y la no discriminación entre los ciudadanos, resulta que con estas dos medidas, por un lado se incentivaría el cultivo y el cuidado de la huerta de Murcia, y por otro se presionaría a los que mantienen viviendas desocupadas para que las saquen al mercado bajando los precios de la venta o del alquiler de estas viviendas.

El establecimiento de estas medidas es una competencia exclusiva del Ayuntamiento de Murcia, es decir, una decisión del alcalde, que con solo modificar la Ordenanza Municipal que regula el impuesto ya sería de aplicación.

Puedes leer la noticia en la prensa:

La Verdad

El Diario

Sin Comentarios

Lo sentimos, el formulario para comentarios esta cerrado en este momento