Impugnamos pliegos de obras de Cárcel Vieja

Comparte si te gusta...

Ahora Murcia impugna el pliego de las obras en la Cárcel Vieja ante la destrucción prevista de parte de la fachada, así como por los usos previstos, colmados por un restaurante-bar

-La formación municipalista ha dirigido un escrito al Concejal de Hacienda, así como al Alcalde Ballesta, para que modifique los pliegos del contrato de rehabilitación de la antigua Prisión Provincial y den cumplimiento a la ficha de protección cultural del PGOU

-Ahora Murcia ha reclamado que no se derriben los muros de la Cárcel Vieja, ya que se perdería elementos intrínsecos a la construcción, así como desaparecería la configuración de espacios, las fachadas y no se cumpliría la disposición del Plan General, que indica que cualquier actuación debe tender “a recuperar la imagen original del inmueble”

-El grupo municipal alega también que en vez de la recuperación del edificio y un espacio para la memoria, se ha primado el uso hostelero de restaurante-bar, así como una tienda, dejando para espacio cultural un salón de actos y una pequeña sala de exposiciones.

 

Ahora Murcia ha presentado alegaciones a los pliegos de contratación de la obra de “Rehabilitación y puesta en uso de la Fase I del edificio de la Antigua Prisión Provincial de Murcia”. En sendos escritos dirigidos al Alcalde de Murcia, José Ballesta, y al Concejal de Contratación, les han instado a corregir los errores que contienen así como los incumplimientos que se desprenden del estudio de dichos documentos.

El grupo municipal resalta que “se ha planteado una obra que altera sensiblemente la percepción del edificio, difumina la imagen del conjunto y desfigura su concepción original como prisión, motivo por lo que fue protegida por el Plan General de Ordenación Urbana en su Catálogo de elementos protegidos, lo que además le llevó a ser considerada Bien Catalogado por su Relevancia Cultural, protegido por la Ley de Patrimonio Cultural de la Región de Murcia.

Ahora Murcia exige el cumplimiento de las disposiciones de la ficha de protección de este elemento cultural de la ciudad, que textualmente recoge que “CUALQUIER ACTUACIÓN EN LAS FACHADAS DEBERÁ TENDER A RECUPERAR LA IMAGEN ORIGINAL DEL EDIFICIO, ASÍ COMO SU VOLUMETRÍA” además de la “CONSERVACIÓN DEL CONJUNTO ACTUAL”.

Por ello, este grupo municipal reclama que se eliminen del proyecto los derribos previstos de los muros perimetrales, derribos que impedirían la correcta interpretación del conjunto, dejando aisladas las garitas y sustituyendo muros por perfiles metálicos y luces de colores, lo que entra en contradicción con la obligada “recuperación de la imagen original del edificio”. Según señala la memoria del proyecto, en su descripción inicial, “los muros perimetrales exterior e interior serán demolidos prácticamente en su totalidad” donde “instalarán una celosía de perfiles metálicos”.

En este mismo sentido, Ahora Murcia señala que el derribo parcial del tejado de la fachada principal para colocar dos grandes luminarias retroiluminadas, que supondrían una emisión de luz hacia la calle, también chocan con la conservación de la fachada y se perdería su imagen original y actual.

 

Usos del edificio

La formación municipalista también ha señalado que “el proyecto que ahora se va a licitar resulta muy poco ambicioso en cuanto a la recuperación del edificio para usos de la ciudad y del barrio, muy necesitado de espacios culturales que vienen siendo reivindicados por sus vecinos en las últimas décadas. Según recoge el proyecto, la adecuación del edificio de entrada, que es el único recogido en este proyecto, se destinará a restaurante-bar y a tienda, dejando solo a salón de actos una sala de 100m2 y una pequeña sala de exposiciones, sin uso concreto previsto.

Con todo ello, prácticamente la totalidad de la planta baja del único edificio donde se va a actuar queda destinada a usos no culturales, lo que resulta chocante, cuando la obra lleva aparejada una inversión que ronda los 2 millones de euros que no acabará generando un espacio sociocultural concreto y definido previamente.

Esta descompensación en la distribución de espacios, según Ahora Murcia, “es un ejemplo más de la falta de proyecto cultural del alcalde Ballesta y de su concejal Pacheco, que realizan acciones inconexas y sin un proyecto global de municipio, como venimos denunciando desde 2015”.

 

Espacio para la memoria histórica

Para Ahora Murcia también falta una parte esencial de lo que se ha venido reivindicando tanto en los plenos municipales como desde las asociaciones de Memoria Histórica y las plataformas vecinales: un espacio para la Memoria Histórica y el recuerdo a las víctimas de la represión franquista que fueron encarcelados en esta prisión.

Más allá de la conservación de “una zona de celdas”, como señala el proyecto, “se hace necesario un espacio donde de forma explícita y declarativa, el Ayuntamiento de Murcia y las instituciones públicas reconozcan el significado de este lugar, el daño causado a las víctimas de la represión, así como sirva de “punto de encuentro para la Memoria Histórica en el municipio de Murcia, donde enseñar a las generaciones lo que sucedía en este espacio y el significado colectivo que tiene para la sociedad murciana y española”.

 

Retrasos injustificados

Por último, la formación municipalista ha resaltado que “la Cárcel Vieja, cuya recuperación lleva anunciando el alcalde Ballesta desde 2015, acumula numerosos retrasos, como todos los proyectos que anuncia este alcalde. Ahora Murcia recuerda que el equipo de gobierno del PP anunció en 2017 que las obras en la Cárcel Vieja empezarían en el primer semestre de 2018, pero se ha demostrado la incompetencia del PP para cumplir ninguno de los plazos y promesas que han venido repitiendo en cuatro años.

Sin Comentarios

Lo sentimos, el formulario para comentarios esta cerrado en este momento