pastel de carne

Pastel de carne: buscamos el reconocimiento por su valor histórico y cultural

Comparte si te gusta...

Deseamos que el pastel de carne murciano obtenga reconocimiento y protección, por lo que hemos entregado a la Comunidad Autónoma el informe para que pueda iniciar el expediente de declaración de Patrimonio Etnográfico Inmaterial, en la categoría de Bien de Interés Cultural (BIC)

 

AHORA MURCIA desea que el pastel de carne murciano obtenga el reconocimiento por su valor histórico y cultural, por lo que ha solicitado a la Comunidad Autónoma que inicie el expediente de declaración de Patrimonio Etnográfico Inmaterial, en la categoría de Bien de Interés Cultural (BIC). La concejala Angeles Micol, promotora de esta iniciativa y autora del exhaustivo escrito entregado a la Consejería de Cultura, señala que “se trata de una delicia gastronómica única en el territorio español y en el mundo entero, pues su receta y elaboración son exclusivas del municipio de Murcia y forman parte de sus señas de identidad como pueblo”.

La edil destaca que el pastel de carne murciano “es algo vivo cuya técnica de elaboración sigue utilizándose desde hace siglos, manteniendo el equilibrio entre la tradición y la innovación”. Así, resalta que la historia de esta preparación hunde sus raíces en la Edad Media y ya en 1695 fue regulado mediante una ordenanza que fijaba las medidas correctas, la calidad de la harina y hasta imponía un destierro de dos años a los artesanos que no cumplieran la norma. Murcia es el único lugar en el que se ha mantenido la receta recogida en la normativa de tiempos del rey Carlos II, último representante de la dinastía Austria en España.

Echando la vista atrás, también encontramos el pastel de carne en obras de maestros de la pintura española, como es el caso de ‘Niños comiendo pastel’ de Murillo.

Además, existe una serie de elementos que están vinculados al pastel de carne, como las pastelerías tradicionales o las plazas y lugares públicos vinculados con la ubicación de las pastelerías más antiguas y con la tradición de la elaboración del manjar. Entre estos enclaves destaca la plaza de las Flores, mientras que entre las pastelerías más emblemáticas se encuentran –Bonache elabora el pastel murciano desde 1828-, Zaher, Espinosa o Maite, entre muchas otras.

Micol subraya que el pastel de carne murciano siempre ha tenido gran importancia en la gastronomía de la Región, “pero podemos decir que desde las últimas décadas ha cobrado una inusitada pujanza, mostrando hoy en día enorme vitalidad en el contexto de nuevos y más amplios marcos de consumo”. El manjar murciano, además, compite con éxito con las fórmulas de comida rápida y de franquicias internacionales, pero agradecería la protección que le otorgaría la declaración de Patrimonio Etnográfico Inmaterial.

Hay muestras que atestiguan el vigor del que disfruta el plato murciano, como son la creación en el municipio, en 2009, del Día del Pastel de Carne –el 15 de abril-; de la Asociación de Amigos del Pastel de Carne, en 2010, o del Premio al Mejor Pastel de Carne, en 2014, iniciativas tomadas por el Ayuntamiento a las que se suma la maestría y la dedicación del gremio de pasteleros.

La concejala apunta que ya la sidra asturiana y la dieta mediterránea ostentan el reconocimiento que Ahora Murcia pretende que obtenga el pastel de carne, mientras que la UNESCO ha otorgado la condición de Patrimonio Inmaterial de la Humanidad a recetas como la pizza napolitana o la comida tradicional japonesa. “La distinción y protección que desde Ahora Murcia pedimos para el pastel de carne murciano”, concluye, “son más que merecidas para una preparación centenaria, arraigada como pocas en la historia de Murcia y en el presente del municipio, y que es un primoroso embajador de la cultura y la tradición murcianas”.

 

Sin Comentarios

Lo sentimos, el formulario para comentarios esta cerrado en este momento