Ureña

Retirar a Ureña Medalla de la Ciudad

Comparte si te gusta...

Presentaremos mañana una moción que también solicita al Ayuntamiento que inste al Gobierno de España a que retire la Cruz de Plata al exobispo

 

AHORA MURCIA pedirá en el Pleno del próximo lunes la retirada de la Medalla de Oro de la Ciudad de Murcia a D. Manuel Ureña Pastor, exobispo de la Diócesis de Cartagena. La formación municipal también solicitará que el Consistorio inste al Ministerio del Interior del Gobierno de España y, en concreto, a la Dirección General de la Guardia Civil, a que retire la Cruz de Plata que también le fue concedida.

El concejal Luis Bermejo recuerda que Ureña fue “fulminantemente cesado por el Vaticano”, siendo entonces arzobispo de Zaragoza, tras una serie de informaciones muy graves que le atañían directamente aparecidas en diversos medios de comunicación nacionales. Según estas informaciones, el exobispo alegó “motivos de salud” para dejar el cargo, pero el trasfondo radicó “en un pago de más de 100.000 euros que hizo a un joven diácono” presuntamente para silenciar un caso de abusos sexuales.

Así, Ureña “ocultó públicamente la verdad”, motivo que le valió para el cese de sus funciones eclesiásticas, y razón, estima Ahora Murcia, “que debería llevar también a la retirada de los reconocimientos honoríficos otorgados por el Ayuntamiento de Murcia y el Gobierno de España”.

El edil destaca que la Medalla de Oro de la Ciudad es una de las distinciones “más ilustres que concede el Ayuntamiento en nombre de todos los ciudadanos y ciudadanas del municipio, por lo que no puede permanecer en manos de alguien cuyo comportamiento mereció la desconfianza y reprobación de su propia institución”.

D. Manuel Ureña fue obispo de la diócesis de Cartagena desde julio de 1998 hasta abril de 2005, y para la concesión de la Medalla se le atribuyeron méritos que fueron promovidos por Cajamurcia, entidad que con posterioridad hubo que salvar con dinero público, y por la Universidad Católica San Antonio de Murcia.

El eclesiástico fue llamado el “obispo del agua” por pedir en sus eucaristías (fue uno de los grandes méritos que reconocía el Sr. Alcalde concesionario, Cámara) el don de la lluvia y por su defensa del recurso hídrico para Murcia; denominación que Ureña rechazó al ocupar la archidiócesis de Zaragoza, como también apareció publicado en los medios.

Sin Comentarios

Lo sentimos, el formulario para comentarios esta cerrado en este momento