moratoria urbanismo Murcia

Moción Suspensión instrumentos para desarrollos urbanísticos

Comparte si te gusta...

Moción para la suspensión de aprobación de nuevos instrumentos de planeamiento de desarrollo urbanístico en el municipio de Murcia.

 

 

El Programa de Vigilancia Ambiental es una obligación establecida en la legislación ambiental vigente cuando se aprobó el Plan General de Ordenación Urbana (en adelante PGOU) del municipio de Murcia, y también en la legislación actual.

El Programa de Vigilancia Ambiental tiene por objeto la asunción por parte del Ayuntamiento de Murcia, de un conjunto de medidas que sean beneficiosas para el medio ambiente y los ciudadanos. Tal y como determina la Ley, con el Programa de Vigilancia Ambiental se establece un sistema que trata de garantizar el cumplimiento de las indicaciones y medidas protectoras y correctoras contenidas en el Estudio de Impacto Ambiental. Además, mediante el seguimiento y control propuesto es como se toman las medidas que evitan la generación de impactos no previstos.

Según lo aprobado en la Declaración de Impacto Ambiental del PGOU publicada el 27 de agosto de 1999 en el Boletín Oficial de la Región de Murcia se establece en ella, respecto al Programa de Vigilancia Ambiental, que es lo que aquí interesa, que “Anualmente, tras la aprobación definitiva del Plan, el Ayuntamiento presentará ante el órgano ambiental competente certificado expedido por sus servicios técnicos sobre el cumplimiento del contenido ambiental del Plan”.

El Programa de Vigilancia Ambiental del PGOU del municipio de Murcia consta de cuatro Planes específicos:

I.- “Plan de vigilancia de las medidas preventivas y correctoras”, con el que se debían poner en marcha todas y cada una de las medidas preventivas y correctoras definidas en el Estudio de Impacto Ambiental aprobado, y que deben ser notificadas, antes de su ejecución, a la Consejería con competencia en materia ambiental del Gobierno regional de Murcia.

La citada Consejería podrá formular sugerencias en orden a mejorar los contenidos de las medidas, así como podrá realizar las comprobaciones pertinentes al objeto de verificar el grado de cumplimiento de las mismas.

Entre las medidas de carácter global se establece la obligación de elaborar y  aprobar las siguientes actuaciones en el primer año de vigencia del PGOU es decir antes de que hubiese finalizado el año 2002

Plan de Rehabilitación Sonora

Programa de Actuaciones sobre contaminación atmosférica

Plan Especial de Prevención de la erosión

Plan Especial de Prevención de inundaciones

Plan Especial de Prevención de movimiento gravitatorio de materiales    (inestabilidad de laderas)

Plan Especial de Prevención de subsidencias y colapsos

Plan Especial de Prevención de terremotos

Plan Especial de Prevención de Incendios

 

II.- “Plan de vigilancia del efectivo cumplimiento de los costes añadidos extraordinarios vinculados a la consecución del adecuado nivel de calidad ambiental socio-urbanística, en algunas actuaciones de suelo urbanizable residencial”, estableciendo que para la aprobación de los instrumentos de planeamiento que desarrollen los ámbitos del PGOU, y para la de su proyecto de urbanización, se requerirá la aceptación previa, por parte de la Consejería competente en materia ambiental, del correspondiente informe municipal relativo al efectivo cumplimiento de dichos costes.

 

III.- “Plan de Vigilancia y mejora ambiental del entorno urbano”, cuya finalidad es poder vigilar adecuadamente la calidad ambiental del entorno urbano del término municipal de Murcia, así como mejorar éste en el transcurso del tiempo, el Plan de Vigilancia propuesto debía desarrollarse dentro de los 12 meses siguientes a la Aprobación Definitiva del PGOU las siguientes actuaciones:

*          Ecoauditoría ambiental del término municipal de Murcia, seguida de un Informe de la Auditoría Ambiental del término municipal de Murcia y que debía concluir con la elaboración de un Plan de Acción Medioambiental que debía aprobarse por el Pleno del Ayuntamiento de Murcia.

*          Encuesta ciudadana de percepción de la situación ambiental del municipio que debía efectuarse cada dos años, o sea que hasta el día de hoy deberíamos tener encuestas realizadas por el Ayuntamiento de Murcia en los años 2004, 2006, 2008, 2010, 2012, 2014 y 2016.

 

IV.- Por último establece el Plan de Vigilancia Ambiental del PGOU de Murcia la obligación de efectuar un “Plan de control de la incidencia ambiental de las construcciones residenciales en Baja densidad”

 

A día de hoy, febrero de 2018, diecisiete años después de la entrada en vigor del PGOU del municipio de Murcia no se han aprobado ninguno de los Planes establecidos en el Programa de Vigilancia Ambiental pese a la obligatoriedad de cumplir con las determinaciones contenidas en la Declaración de Impacto Ambiental. Esto ha supuesto que desde que el Plan General fuese aprobado en el año 2001, no se han identificado los puntos o áreas donde existe un ambiente sonoro degradado, y por lo tanto no se han recuperado, ni corregido, ni tampoco controlado los efectos nocivos que el exceso de ruido produce. No se han adoptado medidas para la atenuación de ruidos en las calles del municipio que más lo necesitan. Dieciséis años después de la entrada en vigor del PGOU no se han rebajado los altos niveles sonoros existentes.

No se ha llevado a cabo la recuperación o corrección de áreas afectadas de forma importante por la contaminación atmosférica, y tampoco se ha evitado la creación de nuevas situaciones no deseadas. De esta forma no se han controlado, como establecía el PGOU, los focos contaminantes de carácter industrial (humos, olores, dispersión de polvo), ni se ha hecho hincapié en la gestión cotidiana del tráfico privado, ya que éste constituye el principal emisor de contaminantes atmosféricos

No se actuado para que la existencia de riesgos naturales no implique la pérdida de bienes, en ocasiones de vidas humanas, así como importantes trastornos sociales y económicos, ya que el Ayuntamiento de Murcia no ha aprobado los planes establecidos en el PGOU para predecir, prevenir y preparar a las instituciones y a la población para afrontar los efectos derivados de los riesgos naturales.

No se ha actuado para limitar los efectos calamitosos que los riesgos naturales pueden ocasionar, mediante la aplicación sistemas preventivos eficaces, de alerta precoz, con planes de emergencia perfectamente implantados y conocidos por la población ni se ha trabajado para tener una capacidad ciudadana e institucional para recuperarse tras un desastre natural.

El Ayuntamiento de Murcia no ha desarrollado las medidas establecidas en el PGOU para prevenir los desastres de los riesgos naturales, ya que no ha formalizado Planes que identifiquen y evalúen la importancia de los riesgos naturales en el municipio (incendio, erosión, inundación, colapsos, terremotos…), no ha elaborado un Mapa de Riesgos Ambientales con una cartografía detallada de la localización del riesgo natural, no ha establecido la relación entre riesgos naturales y áreas residenciales industriales o de servicios, infraestructuras y áreas de cultivo. Tampoco ha procedido a la identificación de áreas problemáticas. Ni ha diseñado mecanismos preventivos y correctores que eviten o aminoren los riesgos asignando un Programa de Inversiones para ello.

Ha permitido que se apruebe planeamiento de desarrollo, se reclasifique y se edifique en ámbitos con una superficie total de 78.570.740 m2 (cifra obtenida de la Memoria del PGOU del municipio de Murcia), con impactos ambientales negativos, moderados y severos sin valorar si ese sacrificio y pérdida de valores ambientales, paisajísticos y culturales era compensado por un aumento de la calidad ambiental socio-urbanística de la zona, y ello ante la inacción de la CARM desde donde no se ha exigido la aportación por parte del Ayuntamiento del informe municipal relativo al efectivo cumplimiento de los costes añadidos extraordinarios vinculados a la consecución del adecuado nivel de calidad ambiental socio-urbanística de ninguno de esos ámbitos.

No se ha encontrado publicado el Informe de la Auditoría Ambiental del término municipal de Murcia, desconociéndose así las anomalías ambientales detectadas, la priorización de su problemática y los efectos negativos sobre el medio ambiente. Tampoco se han enumerado los incumplimientos a la normativa ambiental (agua, aire, residuos, espacios naturales, etc.), ni se han obtenido unas conclusiones, donde se incluyan las medidas correctoras para subsanar las deficiencias ambientales.

Tampoco se encuentra rastro alguno de la existencia del Plan de Acción Medioambiental del municipio de Murcia donde se hayan fijado las líneas estratégicas para la solución de cada uno de los problemas detectados en la Ecoauditoria.

No se han efectuado las encuestas ciudadanas que debían efectuarse cada dos años desde la aprobación en 2001 del PGOU.

Finalmente hay que añadir que no se ha elaborado el “Plan de control de la incidencia ambiental de las construcciones residenciales en baja densidad” desconociéndose así cual ha sido durante estos casi 17 años de vida del PGOU la incidencia y dinámica ambiental en los suelos más sensibles y con mayor valores ambientales y paisajísticos del municipio entre los que se encuentran los suelos de huerta y los limítrofes a espacios forestales protegidos, donde se ha permitido proliferar sin control la edificación de baja densidad sin tener en cuenta, entre otros factores, el efecto acumulativo de dichas construcciones.

Hay que tener en cuenta que el Programa de Vigilancia Ambiental (PVA) es un documento que incluye la información necesaria, la forma de obtenerla, interpretarla y almacenarla, para la realización del conjunto de análisis, toma de datos y comprobaciones, que permitan revisar la evolución de los valores que toman los parámetros ambientales y de los que se admitieron para la implantación del Plan General Urbano del municipio de Murcia, y que comienza en el inicio de vigencia del PGOU y debe seguir hasta el año horizonte de dicho Plan, que es el 2025.

Como el PVA del PGOU de Murcia no se ha puesto en marcha ni tan siquiera se ha iniciado, resulta que todo lo anterior no se ha llevado a cabo en el municipio de Murcia.

Hay que recordar que en la Declaración de Impacto Ambiental del PGOU de Murcia se establece, respecto al Programa de Vigilancia Ambiental, que es lo que aquí interesa, que “Anualmente, tras la aprobación definitiva del Plan, el Ayuntamiento presentará ante el órgano ambiental competente certificado expedido por sus servicios técnicos sobre el cumplimiento del contenido ambiental del Plan”. Al no tener desarrollado el citado Programa de Vigilancia Ambiental no se ha cumplido con lo establecido en la DIA y no han podido presentarse los certificados exigidos.

La consecuencia más dramática de todas estas vulneraciones en materia de ordenación del territorio, urbanismo y medio ambiente que ha cometido el Ayuntamiento de Murcia durante estos últimos 17 años al no haber cumplido el Plan de Vigilancia Ambiental ni la Declaración de Impacto Ambiental del Plan General de Murcia es que, en esos años se ha dispuesto de nuevo suelo urbano o con su planeamiento de desarrollo culminado para un total de 240.150 nuevas viviendas, gran parte ya construidas y el resto con derechos urbanísticos reconocidos al haber finalizado dicho planeamiento de los ámbitos donde se sitúan, para lo que se ha dispuesto la transformación de un total de terreno de 105.010.655 m2. Para obtener estas cifras basta con acudir al portal WEB de la CARM y del Ayuntamiento de Murcia y sumar las cifras contenidas en las actuaciones de planeamiento de desarrollo (Planes Parciales, Planes Especiales y Estudios de Detalle) que ya han obtenido su aprobación definitiva en los Plenos municipales.

Esto significa que en el municipio de Murcia se dispone, entre las ya existentes y las nuevas, viviendas para una población final de 1.184.513 habitantes (en la actualidad el municipio de Murcia cuenta con 441.003 habitantes), habiendo así aprobado planeamiento de desarrollo para colmatar la capacidad residencial dispuesta en el PGOU de Murcia hasta el año horizonte de 2025.

Y, como ya se ha dicho, todo esto sin cumplir el Plan de Vigilancia Ambiental ni la DIA del PGOU, es decir sin conocer las consecuencia de lo aprobado, sin conocer los efectos que se producirán tanto desde el punto de vista ambiental, como demográfico, sociológico o económico para el municipio de Murcia.

Por todo lo anterior, lo que ahora procede es no continuar ahondando en el error ni aumentar aún más las irregularidades cometidas durante estos últimos diecisiete años, por lo que se proponen al Pleno del Ayuntamiento de Murcia, para su debate y aprobación, si proceden, los siguientes acuerdos:

1.- Instar al equipo de gobierno a decretar la suspensión de la aprobación de más instrumentos de planeamiento de desarrollo hasta que se aprueben los planes y actuaciones contenidas dentro del Programa de Vigilancia Ambiental del PGOU del municipio de Murcia.

2.- Instar al equipo de gobierno a iniciar de forma inmediata una verdadera revisión del Plan General, siguiendo los trámites establecidos en la Ley 13/2015, de 30 de marzo, de ordenación territorial y urbanística de la Región de Murcia y el Real Decreto 2159/1978, de 23 de junio, por el que se establece el Reglamento del Planeamiento Urbanístico.

 

 

Murcia, a 15 de febrero de 2018

 

La Concejala

 

Ángeles Moreno Micol

 

 

 

 

Vª Bª, la Concejala Portavoz

 

Alicia Morales Ortiz

Sin Comentarios

Lo sentimos, el formulario para comentarios esta cerrado en este momento